• Protección Civil entrega ropa invernal

Purísima del Rincón a 28 de Diciembre de 2018.- Dirigir la mirada a Carrizo de Rubios y La Higuera cuando el frío arrecia fue el objetivo de Protección Civil Purísima este fin de semana, para hacer entrega de ropa de invierno y ropa adicional a los más vulnerables por la temporada, tras seguir recibiendo donativos de los ciudadanos.

Antes de acudir por la ropa de los contenedores en la explanada de Presidencia Municipal, el equipo de apoyo y voluntarios  Protección Civil dejaron en libertad a adultos mayores como algunos menores tomar una prenda que los abrigara tomando en cuenta su condición y necesidad, igualmente se ha dejado la instrucción a los elementos de Policías en turno permitir este beneficio si llega más gente vulnerable al centro.

Carrizo de Rubios y  La Higuera son parte importante de las comunidades que están en los límites de Purísima y donde el viento se siente más frío conforme anochece o donde es común descienda más la temperatura en invierno, comunicó el director de Protección Civil Alan Reyes Andrade.

Familias donde hay personas enfermas, con tratamientos largos y delicados, o bien, con presencia de niños, siendo prioridad la población vulnerable son quienes se atendieron en Carrizo de Rubios.

Ma. Dolores Becerra Vargas con 7 hijos  de 16, 15, 12, 10, 9, 8 y 6 año refirió “ha estado muy fría esta temporada, cada vez se siente más lo helado y las niñas sobre todo ocupan más ropa desde suéteres, blusas, gorritas y pantalón, así que esta ayuda de Protección Civil y los donadores me ayuda mucho”.

Y aunque no es temporada de Reyes Magos, el equipo de Protección Civil, hizo feliz este fin de semana en el mismo recorrido a cuatro pequeñas: Lupita de 6 años que cargaba en una bolsa de su suéter un poco de flor de peña para arreglar el Nacimiento se encontró con un peluche al que bautizó como “cachorrito” con el que dormirá a partir de ahora.

Mientras su hermana Maribel de 8 años, analizaba cómo harán para caber en la cama ella y su hermana con el “cachorrito”, le confortó el que van a dormir calientitas, mientras ella, se llevó gustosa en sus manos un Cascanueces de madera, y así comenzaron a jugar con sus nuevas posesiones.

Más tarde llegó otra niña que pidió a Bob Esponja, uno para ella y otro para su hermano.

En la comunidad de La Higuera de entre los beneficiados hubo gente dedicada al cultivo de sus tierras o de ganado, personas del servicio en casas como Ma. De Jesús Hernández Hernández quien tiene una  niña en secundaria y un niño en la primaria, quien mucho agradeció el tener la oportunidad de tener ropa para sus pequeños.