• Ciudad de modernidad y tiempo detenido

Purísima del Rincón, Guanajuato a 17 de Abril de 2019.- “La ciudad donde no pasa nada y al mismo tiempo pasa todo”, sin duda alguna es un código de identificación en Purísima del Rincón.

Mientras la ciudad se moderniza en infraestructura, la cultura se fortalece al paso del tiempo con  147 años en que Hermenegildo Bustos creó La Judea y 146 años de repetirse en representaciones, los niños siguen corriendo como Judíos, mientras los muchachos corren detrás de las muchachas.

El doctor Andrés Toledo Villalpando, profesor de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, hizo evidente la percepción de lo que es Purísima para 31 estudiantes de la universidad, la mayoría del Segundo Semestre de tres  licenciaturas como: Ciencias Políticas, Administración Pública, Comunicación y Sociología.

Todos viajaron de México a Purísima a practicar la transición del pensamiento teórico al práctico como parte de la materia de “pensamiento social moderno”, materia común en  las tres licenciaturas.

Eligieron Purísima primero porque el maestro, el doctor Andrés Toledo es de aquí, además aquí encuentran el referente de modernidad e identidad. Aquí se evidencia el contexto de la modernidad y tradición.

Aunque en términos generales la modernidad arrasa las raíces de la mayoría, hay lugares como en Purísima donde observas y vives la modernidad de su infraestructura en edificios o  servicios, sin embargo, el tiempo se mantiene, no deja pasar su unidad y amor por sus raíces, su familia y su gente.

“En las grandes ciudades de México se vive la modernidad con pérdida de valores o de principios. La modernidad es individualismo exacerbado, persiste la idea de la libertad por encima de todo, persistencia del ideal de la democracia, los  principios afianzados en derechos humanos. Todo esto se traduce en términos económicos en una competencia terrible por acumular riqueza y dinero, perdiendo lo intangible”, expuso el docente universitario.

Pese al discurso de la pérdida de lazos a nuestros orígenes, hay lugares donde las tradiciones nos arraigan como comunidad, “aquí nos ha explicado el director de Casa de la Cultura Gerardo Reyes y el maestro Bernabé Reyes que La Judea es la segunda tradición más importante en el Estado después del Festival Cervantino”, refirió.

“La Judea no es una tradición de viejitos, pues permea todas las generaciones. Los niños viven con intensidad su propia representación de La Judea, a pesar de la cotidianeidad de la ciudad existe arraigo muy bueno porque hay valores, hay identidad. Purísima tiene historia: la Casona que tiene un espacio de cafecito donde antes despachó Benito Juárez, llegar y ver que los elementos siguen como los chocomilks, las enchiladas, La Judea y ahora el Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas”, recalcó que eso es vivir Purísima de verdad.